¿Qué diferencia hay entre renting y alquiler de coches?

Todavía hay muchas personas que desconocen las diferencias entre el renting y el alquiler de coches de toda la vida. La segunda opción hace que resulte muy sencillo reservar un modelo de vehículo en una ciudad, sin necesidad de hacer un fuerte desembolso de dinero.

Tan solo es necesario pagar una cuota fija por día contratado, a la que se le suele añadir una fianza o depósito en caso de daños o perjuicios provocados al coche, de la misma manera que ocurre con el renting. Si necesitáis este servicio, ya sabéis que Pepecar es un comparador de alquiler de coches que lleva ofreciendo este servicio durante más de 17 años con miles de clientes satisfechos en toda España.

De una forma u otra, a lo largo de los últimos años hemos visto como el renting se ha convertido en una tendencia que cada vez está ganando más adeptos debido a la flexibilidad en el pago y la cantidad de opciones que ofrece.

Diferencias entre el renting y el alquiler de coches

Pero, ¿en qué consiste el renting y qué diferencias tiene con el alquiler de coches? Seguro que muchos os preguntaréis. Pues no es nada más que un alquiler de larga duración que tiene una serie de peculiaridades que iremos desgranando a través de este artículo.

Para ello, la persona interesada tan solo debe abonar una mensualidad por el servicio prestado. La cantidad de la misma puede variar según el modelo de vehículo, la duración del contrato o el kilometraje anual escogido. No es necesario pagar una entrada ni una cuota final.

Una vez dicho esto, vamos a resolver algunas dudas que pueden surgir a la hora de conocer las diferencias entre el renting y el alquiler de coches:

¿Qué duración tiene el contrato de renting?

La principal diferencia entre el renting el alquiler de coches es la duración del contrato. Con la primera opción, es posible reservar un vehículo incluso desde un par de horas hasta incluso un mes. Sin embargo, el de renting puede extenderse desde los dos hasta los cinco años.

¿Es necesario pagar una fianza?

Otra diferencia entre el renting y el alquiler de coches es que con la segunda opción es que cuando vas a recoger un vehículo de alquiler, es necesario abonar una cantidad fija desde el inicio del contrato a modo de fianza la cual devolverán si el coche no ha sufrido desperfectos.

¿Puedo elegir el vehículo que yo quiera?

Aquí depende de la disponibilidad de cada uno de los proveedores de renting. Pero otra de las diferencias que hay entre en renting y el alquiler de coches es que en el renting puedes escoger el modelo, incluso en ocasiones el color y características (normalmente pagando extras por ello) y con el alquiler realmente lo que escoges son “tipos o categorías de coches”, a no ser que venga especificado, nunca garantizan el tipo de coches que se ve en las fotos.

¿Existen otros gastos aparte de la mensualidad?

Aquí no existe diferencia entre el renting y el alquiler de coche. En ambas opciones, tan solo debes hacer frente a los gastos de combustible o a las sanciones de tráfico derivadas de cualquier infracción. Las condiciones pueden variar un poco según la empresa elegida.

¿Puedo finalizar el contrato antes de la finalización del mismo?

Esta es otra diferencia entre el renting y el alquiler de coches convencional. Con el renting es necesario respetar la duración del acuerdo, mientras que con el alquiler convencional se abona todo la cantidad desde el primer momento.

¿Qué ocurre si se avería el coche?

La mayoría de vehículos de renting están asegurados a todo riesgo y ofrecen asistencia en carretera durante las 24 horas y los 365 días del año. Esta cantidad se encuentra ya dentro de la mensualidad que pagas cada mes.

Diferencias entre el renting y el alquiler de coches: ¿qué me conviene más?

Ahora que ya has conocido las diferencias entre el renting y el alquiler de coches, seguro que te sigues preguntando qué opción es la que te conviene más. Como ya hemos visto, la diferencia sustancial está en la duración del contrato. A partir de ahí, se pueden llegar a las siguientes conclusiones:

El alquiler de coches está más diseñado para aquellas personas que quieren un coche de manera ocasional

Te recomendamos que siempre te hagas con un vehículo de alquiler si simplemente quieres irte de vacaciones durante unos días sin mayores preocupaciones. No estarás atado a ninguna mensualidad y simplemente pagarás por el servicio prestado por un corto espacio de tiempo.

El renting sale más rentable que el alquiler convencional  si quieres usar el coche de manera diaria durante un largo espacio de tiempo.

De hecho, son muchos los autónomos que se decantan por esta opción ya que les permite desgravarse los gastos derivados de la mensualidad y el 50% del IVA. Lo mejor de todo es que existe la opción de prorrogar el contrato por un nuevo vehículo, por lo que también es buena forma de disfrutar de un vehículo de gama superior cada cierto tiempo.  

 

Pepecar y Peperenting al alcance de tu mano